martes, 30 de octubre de 2012

¡Fibergran, señora! ¡Fi-ber-gran!

Hoy, mientras daba tumbos por ahí, me ido a tropezar con una reliquia radiofónica que forma parte ya del imaginario colectivo de una generación. Lo que en su momento parecía una aburrida disertación sobre cómo poner a andar el vientre se convirtió en una especie de cuña de culto, un minuto de oro que saltó de las ondas a las calles igual que un piojo salta de una cabeza a otra en una guardería.

No puedo recordar cuántas veces rememoré ese momento, en cuantos lugares resonó esa frase una y otra vez para solaz entretenimiento y regocijo del populacho. ¿Sabéis lo más curioso de todo? Que hasta hoy, nunca lo había escuchado. Por si a alguien le ha pasado lo mismo que a mí, aquí os lo dejo.

Esto me dio un poco que pensar. ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Cómo es que sin haberlo visto estuviese en mi cabeza? Imagino que será de tanto oír hablar de él, o por seguir la corriente a la plebe, o por no quedar relegado de las conversaciones. El caso es que la mente colectiva superó a la mía.

Pero bueno, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Porque si hablamos de Ricky Martin y mermelada, el tema roza lo surrealista: todo el mundo había visto como la niña se untaba la mermelada y llamaba al perro. Y curiosamiente cuando se desmintió todo el mundo admitió rápidamente que no había visto el programa. Bajándose rápidamente del carro, no vaya a ser que vuelque.

De momento, voy a aprovechar para repetir con la autoridad del conocimiento: ¡Fibergran, señora, FI-BER-GRAN!

3 comentarios:

Dragomira dijo...

Esas son letras extranjeras....grande Pumares! Yo creo que es uno de los primeros mp3 que me bajé con el Napster, hace algunos añitos ya...ese y aquel que llamaba al Pumares y le decía..."A mi me gustó mucho la película El rey Pasmado, donde hacía de Conde Duque de Olivares....el Maricón del Pumares" , provocando la ira absoluta del pequeño Nelwin-crítico de cine. Claro que para corte de radio, el de "Soy tu culo"...impresionante documento que me llevó a una de las situaciones más comprometidas de mi existencia, por cierto, con el progenitor de Iskender de Babilonia...

Diancecht dijo...

Sólo voy a decir: "Caragüevo"

José Antonio González Porto dijo...

Era Nocilla... lo del Ricky ;)