lunes, 24 de marzo de 2008

El amor es ciego

Otra de topicazos. La verdad es que siempre me han parecido una suerte de supersticiones modernas. Vaya, que mucho nos reímos de nuestros abuelos pero al final nosotros acabamos creyendo a pies juntillas una serie de cosas sin razones de peso para ello.

Pues esto se va a acabar, y para ello sale a la luz uno de esos estudios científicos tan reveladores y que tanto nos gustan. Este ha sido presentado por Obra Social de La Caixa en un ciclo sobre "Amor, ciencia y sexo". Casi nada. A mí si me preguntan no se me ocurriría una situación en que estas tres palabras estuviesen juntas. Y si no, sólo hay que pasarse por las escuelas de ingeniería.

Pero vaya, que cada uno puede experimentar con lo que quiera. Me ha hecho gracia que, además de con humanos, han usado ratones para llegar a sus conclusiones. Fíjate que nunca me había parado a pensar en el lado romántico y cariñoso de un ratón, ahí en el nidito dándole arrumacos a su ratoncita.

Una de las mejores es con los ratones de montaña, según el estudio famosos por su promiscuidad, no como sus fieles primos de la pradera. Cochinos ratones. Pues bien, modificándolos genéticamente han conseguido que sean fieles. Esto de entrada tiene dos lecturas. Una es que si estamos predestinados a ser infieles, pues oye, una excusa nueva. Otra es que a ver si al final va a ser una enfermedad y van a sacar pastillitas anti-cuernos.

La otra gran conclusión es que al estar enamorados, que no me ha quedado claro como lo detectan, ciertas zonas del cerebro se apagan para no poder ver los defectos de la pareja. Esto deber ser como cuando bebes mucho, que todas parecen guapas. Que listo es nuestro cerebro, no le importan las artimañas para llegar al objetivo final.

En fin, que me parece un poco arriesgado definir el comportamiento humano en términos fisiológicos, pero ahí queda eso. Si fuese definir a un hombre, tampoco es tan complicado, pero a una mujer ...

13 comentarios:

Maz dijo...

Yo que estudios tengo pocos, pero títulos muchos de las más prestigiosas escuelas y universidades de la vida (boleras, billares y salones recreativos de la más baja calaña) puedo afirmar, y de hecho afirmo que, atención!, el amor no existe.
Bueno, sí que existe, como existen los dragones, los gnomos, los reyes Magos o las mujeres que se acuestan en la primera cita. Sólo en la imaginación, en la fantasía o, como mucho, en textos de ficción.
Lo que si existe es el enamoramiento, que se reconoce fácilmente como esa etapa eufórica de la borrachera hormonal que, como en toda cogorza que se precie, no es sino una alucinación (a menudo más patética que jocosa) que acaba fugazmente en molesta resaca, como el ying y el yang (que listos los chinos, y perdonenme tibetanos y acólitos) para recordarnos que después del brote sicótico de este enamoramiento podemos admitir una larga etapa de tensa calma a la que llamándola amor se da nombre también a la palabra eufemismo, ya que no es el amor lo que nos une a nuestras parejas, sino el odio que por ellas sentimos. Y ese sí que es un sentimiento fuerte, duradero y de unión perseverante. Fíjate si es así, que siendo el más claro de todos, ni siquiera fue catalogado como pecado capital por las leyes apostólicas romanas. Y es que la Santa Iglesia, a través de siglos y siglos de aprendizaje, sabe la ostia de amor, y mucho más de odio, claro.
Y no me extiendo más, que me enciendo.

M. dijo...

«Cuando nos enamoramos perdemos la capacidad de criticar a nuestra pareja, por lo que puede decirse que, en cierta manera, el amor es ciego» --> Cómo ciego? lo que es es tordo perdido....

Puede ser que en una primera fase de enamoramiento/enchoche/comosediga veas tooooodo lo bueno que tiene tu pareja y no puedas/quieras ir más allá. Pero está claro que cuando pasa el tiempo ves sus defectos, los asumes, hay cosas ue te gustan y cosas que no, y no creo que por eso dejes de estar enamorado. Lo que dejas es de estar atontado, que es diferente...

Interesante lo de los ratoncitos, hum....

Diancecht dijo...

Cinco sentidos tenemos
Cinco sentidos tenemos
Los cinco necesitamos
Pero los cinco perdemos cuando nos
(plas, plas)

Enamoraaaaaaaamos

Canción, y por tanto sabiduría, popular.

Lo que no deja de escamarme es que los ratones de pradera sean fieles y los de montaña promiscuos.

Anónimo dijo...

De ahí debe venir lo de Cobaaarde de la pradeeera....jjjjjjjjjj

Claire de la Framboise

Spider from Mars dijo...

Más frasecitas: el amor dura lo que dura dura.
Coincido con la apreciación de Maz de la borrachera hormonal. Ya no es que no se vean los defectos, sino que incluso por unas artimañas absurdas son transformadas en virtudes. Me explico, según la psique del enamorada/o:

Situación real:

El tío tiene menos detalles que un Seat Marbella.

Situación para el enamorado:

Es un tío sincero, no me quiere comprar con tonterías materiales.

Situación real:

Un día aparece, otro no, te trae de aquí para allá.

Situación del enamorado:

Que majo, tiene el síndrome de Peter Pan.

Situación real:

No da un palo al agua. Es un dejado.

Situación del enamorado:

No se adhiere a las convenciones del sistema. Es un punki.

Y así "ad infinitum".


Bicos
Spider Giraluna.

Diancecht dijo...

De ahí se va degenerando al mítico: "el tamaño no importa"

Maz dijo...

Visto desde el otro punto de vista genérico (de género, digo):

Situación real:
Ella te regala todos los días algo inútil. Si fumas un Zippo y una pitillera de Ubrique, o un cenicero hortera de los indios Yanomamis tallado del hueso de un ahuacate. Si haces deporte (el que sea) una muñequera de rizo con su nombre o cualquier otra cosa que maldita la falta que te hace.

Situación para el enamorado:
Le voy a comer to lo negro.
__

Situación real:
Ella es una neurótica obsesiva maniática que raja sin parar a gritos de cosas que ni te interesan ni comprendes.

Situación para el enamorado:
Le voy a comer to lo negro.
__

Situación real:
Ella viste como un putón verbenero sin gusto ni gracia, se maquilla como para una peli de terror de serie B, y luce un estilo que cuando pasea los albañiles hasta se ponen a currar para no mirarla.

Situación para el enamorado:
Le voy a comer to lo negro.
__

Situación real:
Ella te regaña por todo, controla tu vida, lo elige todo y no pide tu consejo nunca ni te da opción a ello porque para ella eres un cero a la izquierda.

Situación para el enamorado:
Le voy a comer to lo negro.
__

Situación real:
Ella es fea como un demonio, tiene menos atractivo que los callos de Carmen de Mairena, es antipática, borde, maleducada, critica a tu familia, te humilla delante de ellos te insulta e incluso te veja.

Situación para el enamorado:
Le voy a comer to lo negro.
__

Situación real:
Ella...

¿... sigo?

Spider from Mars dijo...

Jajajjajjaajaj, para para no sigas¡¡¡ Joder, me meo¡¡¡¡

Maz dijo...

El tamaño no importa

Si lo dice ella es que:
Cuando no hay lomo, de todo como.
A falta de pan, buenas son tortas.
Al hambre no hay pan duro.
Mi novio con la lengua se peina las cejas, no te digo más.

Si lo dice él:
a) Qué puñetas hago yo con este trabuco si no tengo con quien.
b) Qué me importa mi cosita si mojo a diario.

Diancecht dijo...

Está claro: si no tengo gripe, ¿que hago yo con este trancazo?

De todas formas, has dejado por los suelos al género masculino, luego usarán eso en nuestra contra.

Sólo hay una en la que estoy plenamente de acuerdo, con pequeñas modificaciones:

Situación real:
Ella es una neurótica obsesiva maniática que raja sin parar a gritos de cosas que ni te interesan ni comprendes.

Situación para el enamorado:
En cuanto se calle,Le voy a comer to lo blando

Que lo negro está ya pasado de moda.

Chiyo-Chan dijo...

"Cuentan que una vez se reunieron, en un lugar de la tierra, todos los sentimientos y las cualidades de los hombres. Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez, la locura les propuso: “¡Vamos a jugar al escondite!”... ... Cuando la locura contaba 999,999, el amor aún no había encontrado un sitio para esconderse, pues todos se encontraban ocupados... hasta que vió un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores....La locura terminó de contar y los fue encontrando a todos, pero sólo el amor no aparecía por ningún sitio...
... Entonces la locura tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando, de pronto, un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido los ojos del amor. La locura no sabía qué hacer para disculparse: lloró, rogó, imploró, pidió perdón, y hasta prometió ser su lazarillo.
Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, se dice que el amor es ciego y que la locura siempre lo acompaña..."


Esta es la leyenda que explica la célebre frase "el amor es ciego".

A que es bonito, ayyyyyy, que pena que últimamente no crea yo mucho en el amor: ni en el ciego, ni en ninguno, buaghhhhh!!!!

Diancecht dijo...

Gato escaldado, hasta del agua fría escapa. Está bien lo de la fábula, pero esucha a la gente como Maz, que tiene miles de años de experiencia en el tema: el amor no existe, se quedó dentro del rosal mientras la locura se dedicaba a modelar el mundo tal y como lo conocemos.

Claire de la Framboise dijo...

Sí que existe, pero no es como nos lo habían contado.
Tiene más de todo lo que dice Maz con tanta gracia, y quizás sea también parte de locura el vivir y "convivir" con todo lo "odioso" del otro, sin quererlo ya cambiar, sino asumiéndolo como "mal menor" e incluso autojustificando los defectos propios.

"Hermana Claire de la Framboise"
de la -Cofradía de las Hermanas Díscolas-

pd. ¡¡¡qué historia más boniiita la de Chiyo!!!