viernes, 16 de noviembre de 2007

Ya no soy un conductor agresivo

Otro vendrá que bueno me hará. Torres más altas han caído. A todo porco lle chega o seu San Martiño. Yo como estas, cientos de frases más que recogen nuestra infinita sabiduría popular. Y por popular, que recoge la experiencia de tantas generaciones, es cierta. La realidad me ha hecho darme cuenta no sólo de que no soy un conductor agresivo, sino de que soy extremadamente tranquilo y respetuoso.

La historia comenzó una fría mañana de lunes, cuando cansado y ojeroso me caí de la cama para encaminarme hacia la oficina. Iba muy dormido a pesar del vientecillo fresco que me abofeteaba constantemente, así que casi no me percaté del atasco de tráfico habitual de lunes.

Pues mientras esperaba yo en el paso de cebra a que el semáforo de peatones se abriese, la intersección contigua se llenó de coches en perpendicular que no dejaban pasar, con lo cual los que tenían el semáforo abierto, tenían que parar. En ese momento, un atronador pitido comenzó a taladrar los oídos de los sufridos peatones que estábamos esperando. De entrada no me sorprendió demasiado, era uno de tantos, lo que me hizo girar la cabeza fue la vehemencia, la insistencia, el tono agresivo de aquel pitido.

La imagen que se abrió ante mis ojos era dantesca: un hombre de unos treinta y algo, calvo, de traje y corbata oprimía sádicamente el claxon de su todoterreno gris. Fue una pena no haber grabado en vídeo esa expresión furibunda, esa rabia animal, esos golpes compulsivos sobre el claxon. Si en vez de un coche hubiese tenido una pistola, creo que habría disparado sin dudar.

Uno de los peatones hizo un ostensible gesto de llevarse las manos a los oídos para indicar al conductor que lo único que conseguía era molestar. Fue ignorado. El hombre se detuvo justo encima del paso de peatones, casi sin dejar sitio para pasar, cuando éste se pudo en verde. Yo crucé por la parte delantera, y al pasar me quedé mirándole a los ojos con desprecio, buscando su reacción.

En ese momento, bajó la ventanilla, y comenzó a gritar como un energúmeno, como alguien desesperado a quien le están arrancando la vida. Era un grito desgarrador, capaz de helar la sangre.

"¡Mueve el coche!, ¡mueve el puto coche!" - gritaba.

Sin mirar, parecería el lamento de alguien a quien un coche le ha estacionado encima de la pierna. Sólo recuerdo algo parecido en películas en que arrebataban a un hijo de las manos de su padre.

Lo que yo vi fue un hombre derrotado por la gran ciudad, que había perdido la batalla contra el monstruo del estrés, que liberaba las frustraciones de su triste vida al volante. Aquel sí que era un conductor agresivo. Yo a su lado, un corderito. Sé que si hubiese podido habría arrollado con su coche a quien se pusiese delante.

Que tristeza que perdamos los estribos, nuestra propia naturaleza humana por un atasco, por el ritmo de la gran ciudad, por nuestras prisas, por la deshumanización constante de todas nuestras actividades diarias. Esto no es una ciudad, es una jungla

16 comentarios:

Petrosky dijo...

Menos mal que aquí es más dificil que en USA conseguir un arma.

Diancecht dijo...

Siempre lo he pensado, si aquel tío tiene un rifle a mano, lo de los institutos americanos iba a parecer un baile de graduación.

Spider from Mars dijo...

Hola Diancecht¡¡¡

Quería hacer una observación (que no crítica)al juego de los "cadáveres exquisitos" que has propuesto en el post anterior. Prefiero hacerla aquí y no destrozar el post anterior.
La filosofía del juego original trata de jugar con las propuestas de los demás y seguir el hilo, no negarlas o decir que era un sueño o tal pascual cuando la proposición anterior parece muy descabellada. Vamos, que hay que pillar la propuesta y tirar para delante. Así es como salen cosas interesantes. Además el juego en sí es como una especie de "brainstormin", es decir, textos cortos, creo que no se trata de demostrar las actividades para la escritura y mandarse tremendos tochos.
Vaya que es mi opinión y sin acritud, por supuesto.
Bikos
Spider

Diancecht dijo...

¡¡¡Hola Spider!!!

Gracias por tu observación (que no crítica) que has propuesto en el post anterior. Sé que has preferido hacerla aquí para no destrozar el post anterior.

Verás, hay muchos juegos diferentes: el parchís, la oca. Cada uno tiene sus reglas y sus peculiaridades. En este caso, el juego lo he propuesto yo y no he puesto reglas, con lo cual cada uno puede poner lo que quiera.

Ahí está la gracia. Las redes sociales, igual que la vida en sí misma, evoluciona por interacción. Cuanto más libre sea el entorno, más evoluciona.

Esto evita, por ejemplo, que un simple comentario aislado pueda dirigir la historia, que refleja no una opinión, sino una comunidad. Esto es así en la vida real: tú puedes dar tu opinión y puede ser rechazada o aceptada.

Vaya que es mi opinión y sin acritud, por supuesto.

Un beso,
Diancecht

Spider from Mars dijo...

Bien, yo solo hacia una sugerencia nada más. De todas maneras algunas "reglas" si que has sugerido: un párrafo una palabra, etc, que citas en el post.
Yo pensaba que este era el juego de los "cadáveres exquisitos", pero por lo visto es otra cosa....;-P
Ah y si además puedo hacer mi aportación y como dices "tú puedes dar tu opinión y puede ser rechazada o aceptada", pues siendo así la verdad el juego pierde todo interés para mí, pues ya te explique que pensaba que era una cosa de sumar y aportar, no de decidir si vale o no para el desarrollo de la historia.
En fin, es una opinión, que como los culos, todos tenemos uno ;-)

Bicos
Spider

Diancecht dijo...

No, no he puesto reglas. Lo de un párrafo o una palabra se refiere a que puedes escribir cuanto quieras.

Siento que el juego pierda interés pero ... ¿tanto miedo tienes de que tus opiniones no sean aceptadas? ¿Sólo participarías si pudieses imponer tu criterio sin posibilidad de réplica? Humm ...

Por otra parte, las opiniones no son rechazadas, sino que cada uno puede seguir por donde quiera.

Dragomira dijo...

Ejem ejem. De todos modos, los juegos están bien y resultan divertidos porque hay ciertas, no digamos reglas, sino más bien actitudes de comportamiento que lo hacen agradable.
Me gustaban más las frases cortas, con los puntos suspensivos en mitad de una frase para que el otro la continuara. Era divertido.
Y ya no digo más que...

Dragomira dijo...

Otra cosa. En los juegos de improvisación o repentización, como este caso, lo mejor es continuar y aceptar como válidas las propuestas del otro, sino lo que acabaremos haciendo es nuestra propia paja mental sin tener en cuenta a los demás, que coño, no es por nada, pero estamos aquí. Aprovechemos los delirios de los demás para crear los nuestros, y no cerremos las historias creadas con un simple "y fue un sueño"
o
"y me dormí. Para despertarme blablabla"
Lo que hacemos es crear nuestro relato sin tener prácticamente en cuenta las aportaciones anteriores, que es lo que dotan de jugo al juego.

Un simple consejo.

Spider from Mars dijo...

A ver Diancecht, o no me entiendes o no me quieres entender....;-)
Digo que el juego (para mi opinión) resultaría más interesante si fuese una "suma" de aportaciones y que cada uno recogiese el testigo dejado por el anterior. Nada más.
Con respecto a lo de si tengo miedo de que mis opiniones no sean aceptadas, imponer mi criterio y tal y cual y todo eso, pues comentarte que realmente me la trae al pairo. Mi opinión sobre un juego no es extrapolable a otros aspectos de mi vida, pero bueno te contesto:
Me importa que la gente a la que estimo acepte o al menos respete mis opiniones. El resto, me la pela bastante, la verdad.
Lo de mi criterio sin posibilidad de réplica creo que lo has tomado por donde no es. Vuelvo a repetir que mi sugerencia se refería a aceptar la propuesta que nos dan y después jugar con ella. No la mía, sino la de todos. Eso es la base de la improvisación, y la "negación" juega en su contra. De eso podría hablarte Dragomira que sabe un rato.

Bicos
Spider

Diancecht dijo...

Y dale. Pero mira que sois cuadriculados. ¿Tanto miedo os da que las cosas se escapen a vuestro control? ¿Tanta necesidad teneis de clasificarlo todo y ceñirse a unas reglas determinadas?

No, no es un juego de cadáveres exquisitos, ni de improvisación, ni de repentinización. Es un espacio libre, moldeable, que crece y evoluciona con sus usuarios.

¿Cada uno se cierra en su historia? Pues vale, será curioso ver como evolucionan cuatro o cinco historias entrelazadas.

¿Te gustan los puntos suspensivos y seguir el hilo? Hazlo

¿La gente se aburrirá de que nadie le haga caso y ser irá? Bueno, pues el espacio habrá fracasado, tampoco vamos a echarnos a llorar.

Evolución, interacción, nuevas reglas. Bienvenido al mundo de las redes sociales.

Spider from Mars dijo...

Vaya vaya, no se me enfade, hombre de Dios, jajjaja. Y dale con lo de "controlar" y toda la pesca. Entré simplemente a hacer una sugerencia de como podía hacerse el juego más interesante. Que te gusta la ídea, pues bien; que no, pues no pasa nada.
Al fin y al cabo es tu blog no?? Pues eso...;-)

Bicos
Spider

Diancecht dijo...

¿Enfadarme? Más bien estaba buscando un poco de batalla dialéctica, pero enseguida pasamos al plano personal, así que pararemos.

Por mucho que sea mi blog, si a nadie le gusta, mejor no tenerlo. Tendré en cuenta vuestras sugerencias y el próximo juego será como vosotros decís, pero para mí es un poco más de lo mismo, lo que podíamos hacer hasta ahora.

Open your mind ...

Spider from Mars dijo...

Joder mira que retuerces las palabras conio¡¡¡¡¡ Voy a tener que arrearte con un diccionario de la RAE en la cabeza para que de una vez por todas entiendas el significado de "sugerencia".:-)

Ah y tu blog mola, no te autocompadezcas, por Dios...;-)

Bicos
Spider

Diancecht dijo...

Jum, jum. Calma y sosiego. Sabes que el diccionario sufriría más que yo.

No me he autocompadecido en ningún momento, sólo digo que acepto vuestras sugerencias y las pondré en práctica, que lo que proponeis tiene buena pinta, pero no vamos a tener dos a la vez.

Aún encima de que uno claudica un poco lo apalean ... ¡Nunca mais!

Sir Robin dijo...

Yo sin reglas no voy ni a cagar.
(post realizado según el protocolo de respuesta en blog F.1.3)

Diancecht dijo...

Pues nada, te coges una regla de tres ... y a cagar.