jueves, 29 de mayo de 2008

El caballero de la mano en el pecho

Corría el año 1584. Se acababa la obra de El Escorial. Moría Iván el Terrible. Y un tal Domenikos Theotokopoulos, que no es el pivot del Madrid sino el mismísimo Greco, se ponía a pintar a un caballero con la mano en el pecho. El cuadro, que tiene por oríginal título El Caballero de la mano en el pecho es también conocido como El juramento del caballero.


Del segundo título se deduciría que el caballero está jurando cual ministro español, pero la cosa parece no estar tan clara. Manuel Machado, unos añitos después, nos expone otra teoria

Este desconocido es un cristiano
de serio porte y negra vestidura,
donde brilla no más la empuñadura
de su admirable estoque toledano.

Severa faz de palidez de lirio
surge de la golilla escarolada,
por la luz interior iluminada
de un macilento y religioso cirio.

Aunque sólo de Dios temores sabe,
porque el vitando hervor no le apasione
del mundano placer perecedero
en un gesto piadoso, y noble y grave,
la mano abierta sobre el pecho pone,
como una disciplina, el caballero.


Vaya, que opina que se trata de un gesto piadoso, de una coraza frente a la obscena influencia del mundo real, de las tentaciones mundanas, que nada tienen que ver con el noble espíritu del caballero.

Pues yo tengo otra teoría: una bursitis. ¿En qué me baso? Pues en varios detalles. El primero: la espada. Se ve que la empuñadura no es demasiado ergonómica. Si se usa de forma frecuente, provocaría problemas en las articulaciones. Segundo: la cara de poca satisfacción, de dolor sordo contenido. Está claro que algo le pasa. Tercero: el ángulo de inclinación del brazo. Claramente de reposo, mientras que si fuese un juramento o una protección sería más firme.

Mi teoría puede verse influenciada por el hecho de que estoy escribiendo con un codo envuelto en hielo, lo reconozco, pero rigor no le falta.

6 comentarios:

Maz dijo...

Pobre codo.
A qué tipo de obscuros sobreesfuerzos habrá sido sometido, sabe Dios!

O eso, o alguien te ha preguntado la hora pimplando JB a cascoporro.

Cuídate

Diana dijo...

Hola
Meu deus!
Es que chico eres genial!
Verás, yo creo que el bueno del hombre simplemente se sacó una foto en el fotomatón para enviársela a su enamorada!
No ves qué cara de querer engatusarla tiene?
Pero si es pose, sólo y exclusivamente una pose para llevar al huerto a la moza!!
qué lo veo venir!
Porque la otra opción, sería lo que dice tu (de momento, espero que algún día sea nuestro? amigo!!
que haya tenido una sesión de mano que lo ha dejado con el hombro tieso.
Buano, como quiera que sea, tú has dejado aquí una gran duda, una duda que cambiará nuestra existencia.
Gracias por darle una utilidad a mi vida
Un biquiño desde Coruña.
Diana

davedack dijo...

Elocuencia o parecer inteligente mmm dificil elección, conociendo el percal y más diciendo al final que tiene un codo en hielo. La edad hace extragos... que ya no somos tan jovenes.

Por cierto, viva A Coruña :D

Diancecht dijo...

Pues no, no he hecho movimientos repetitivos con el codo. Y no, tampoco estoy mayor. Esto es bastante normal en deportistas consumados.

Lo que no me acabo de quitar de la cabeza era lo que me costó convencer al camarero de que no quería el hielo en un vaso, sino en una bolsa, y que no me iba de botellón.

Ah, y si el caballero este pretendía ligar así, imagino que se acabaría decantando por el celibato.

Otra cosa: eso de apuntarse a la Intertoto este año es pura envidia ...

Diana dijo...

Hola
Boas tardes rapaz!
Davedack, gracias por tu apología a la ciudad más bonita de España y parte del extrangero.
Aquí tienes esperándote un Ribeiro.

Dian, ya te digo!
La pena son los seis puntos que nos perdemos al estar el Celta en segunda.
Qué le vamos a hacer!
Un biquiño desde Coruña.
Diana

Diancecht dijo...

Sobre todo de parte del extranjero, después de Estambul, en toda Turquía no hay una ciudad igual.