lunes, 27 de agosto de 2007

El sargento de hierro

Quería dedicarle un pequeño espacio a una de mis películas favoritas: El sargento de hierro

Probablemente se trate de una película intrascendente hecha por y para el duro por excelencia del cine, pero tiene ciertas cosas que hacen que no me aburra verla una y otra vez.

Dejando a un lado sus frases míticas, esconde entre taco y taco una serie de valores que no aparecen a no ser que se haga un análisis exhaustivo: el trabajo en equipo, el valor del esfuerzo, la compasión, el compañerismo, la tragedia de la muerte, el valor de la libertad y sobre todo la capacidad de superación.

En la vida tienes dos opciones: ser un mierdas del puto pelotón de reconocimiento, o echarle cojones y tomar esa jodida colina. Pues eso

2 comentarios:

Petrosky dijo...

El combate del siglo sería entre el Sargento de Hierro y Chuck Norris.
Hagan sus apuestas, pero yo opino que la patada giratoria de Chuck podría ser parada por un salivazo de Tom Highway.

Diancecht dijo...

Un par de tacos de Highway harían sangrar los dulces oídos de Chuck Norris