martes, 8 de julio de 2008

No es lo que parece

Pues no, las apariencias engañan. Y las consecuencias de las apariencias más aún. ¿Recordais la película de Las Dos Torres cuando Bárbol y compañia, tras media hora de liberación, dedicen que los hobbits no son orcos? Bueno, pues el Tribunal Supremo Británico ha hecho algo parecido: tras intensas deliberaciones ha llegado a la conclusión de que Pringles no son patatas fritas. Manda carallo. Y luego nos quejaremos que no funciona la justicia española. Casi prefiero que no funcione a que funcione así.

Profundizando en el tema, parece ser que al no ser derivados de patata, quedan exentos de muchos impuestos. Curiosa la legislación británica en cuanto a las patatas (tax free potatoes). La pechuga de pavo Campofrío más o menos debería estar igual, porque suelo comprarla y entre los ingredientes apenas lleva pechuga de pavo.

Pero bueno, la legislación económica es lo que tiene, por ejemplo, la UE quiere rebajar los impuestos de algunos artículos. ¿Y cúales elige? Pañales, compresas y condones. Curioso mix. Llevo un rato intentando imaginar a la comisión de eurodiputados que eligió tan curiosa combinación.

Está claro que si compras condones bajas la probabilidad de comprar pañales y subes el de comprar compresas. Por otra parte, si compras pañales igual no tienes ganas de comprar condones (o todo lo contrario). Si compras compresas, puede que no tengas previsto comprar pañales, y probablemente tardes unos días en comprar condones. Vamos, que las combinaciones son infinitas, allá cada uno con su imaginación.

Y otra cosa que no parecía tal es un soldado rechazado del ejército por carecer de pene. Resulta que el hombre (o mujer, la noticia no lo deja claro) estaba a la espera del implante de pene necesario para terminar su transformación. Es un tema muy manido, pero ha dejado una frase para los anales de la historia: "No necesito un miembro para defender a mi país".

De entrada no creo yo que haya que defender al país, pero analizada con calma la frase tiene su enjundia. Ahí está la ministra de Defensa. A mí la Legión.

2 comentarios:

Diana dijo...

Hola
Caray niño! has conjugado la información social del momento con la fina ironía gallega.
Un gran post, de verdad. Ha sido grato leerlo y fácil sonreir.
Gracias por algo tan ameno.
Un biquiño desde Coruña.
Diana

Diancecht dijo...

Pocas cosas hay más gratas que provocar una sonrisa.

Bicos,
Dian