miércoles, 20 de agosto de 2008

El último catón

Con esto de las vacaciones, que ya van tocando a su fin, llega el tiempo de viajes, y con ellos las inevitables horas de aeropuerto, donde además de observar a la gente que pasa, un libro suele ser mi inseparable compañero. Uno de los que cayó en mis manos ha sido éste.

Venía con mucha fama y muy recomendado, pero me ha decepcionado un poquito. Ojo, es realmente entretenido, la trama es interesante y, a falta de un par de comprobaciones, está perfectamente documentado. Yo diría que es bastante del estilo de El código Da Vinci, pero un poco en versión rosa. No, no de la serie Rosa, sino en plan rosa de meloso y romanticón.

A veces peca de simplón, pero creo que entreteje con mucho mérito varias historias que aparecen y desaparecen magistralmente a lo largo de toda la novela. Cuando parece que una de ellas toma fuerza, no hace sino despistarnos y desaparecer sin dejar rastro. O al menos eso creemos.

Tampoco quiero adelantar mucho más, no vaya a ser que alguien que no lo haya leído se me ofenda, y nada más lejos de mi intención.

6 comentarios:

leixu dijo...

Los libros que me han acompanado este verano son:

-El juego del angel de Carlos Ruiz Zafon (el autor de "La sombra del viento").. Y tengo que decir que este segundo libro en el que vuelve a aparecer el cementerio de los libros olvidados, me ha gustado bastante mas.

-La calle de la juderia de Toti Martinez de Lezea.... Buenisimo... Para mi en cuanto a libros el descubrimiento del verano....

-La hoguera de las vanidades.... Que sigue estando por ahi a medias sin que consiga acabarlo....

Dragomira dijo...

Yo es que cuando una de las antiguas trampas milenarias consistía en cierta combustión (lo que suponía que el mecanismo que permitía el encendido funcionara a través de los siglos...) me desanimé un poco...

De todos modos...


Faltan nazis.

Y los nazis, en un libro de estas características, son IMPRESCINDIBLES.

Maz dijo...

Yo soy un lector olímpico, vaya, que me leo un libro cada cuatro años. Y aparte de los libros de instrucciones de kit y gadgets electrónicos, mis tres libros de este veranito han sido:

-El libro de reclamaciones de una gasolinera, perdón, estación de servicio, en cuyo lavacoches tuve un percance. Sórdido libro en el que sus autores escriben siempre de mal humor. Así estaba, el pobre.

-El libro de la selva, versión auto-DVD para que los babies no den la brasa -"¿cuánto falta?, tengo pis, ¿cuánto falta?"-. Peaso libro. El que no se sepa las canciones que levante el dedo.

-El libro de las páginas amarillas para buscar, en un callejero, dónde habían escondido la farmacia de guardia. Y estaba bien escondidita, si señor! Todo un best-seller, y, sin duda alguna, el rey del kitsch-book.

Saludos

hombre boomerang dijo...

Que sepas que me he cargado el blog ogt pero que hemos abierto uno nuevo: http://cbogt.blogspot.com/

Ayyy la serie rosa....que melodrama más bonito.

Dragomira dijo...

Lo de la serie rosa era mítico...cuántas noches de viernes escabulléndome de cama al sofá para verla...y después venía "Erotísimo", no sé si os acordáis, con pelis erótico festivas que con 12 añitos anda que no se disfrutaban...

Diancecht dijo...

Pues mira que busqué el enlace nuevo a lo del OGT y no lo encontraba. Eso sí, poniendo ojete en el google me lo he pasado pipa.

Por cierto, hay episodios de la Serie Rosa en youtube. Viéndolos otra vez no acabo de recordar en qué estaba pensando de aquellas.

Oh, Erotísismo, que gran programa. Si es que a las nuevas generaciones les dan todo hecho ..