martes, 18 de septiembre de 2007

Toros

Tronío y valor. Sol y sombra. Copa y puro. Valor y coraje. ¿Cuántas veces hemos escuchado palabras como éstas? La fiesta nacional. Y ese vocabulario propio con el que intentan darse aires de expertos en materias de alta alcurnia: astifino, humillar ...

Una de las cosas que me molestan sobremanera de viajar al extranjero es la percepción que los nativos tienen de nosotros, los españoles. Que me asocien con el sol, siendo de una tierra de verde y bruma, tiene un pase. Que me asocien con las sevillanas, siendo de tierra de gaitas y muiñeiras, no me molesta. Pero cuando me identifican con un torero se me sube el hormigueo de la ira de la cabeza a los pies. Es el momento de explicarles que no es la fiesta nacional, que no todos los españoles somos aficionados al toreo. Es el momento de explicarles que es una tradición bárbara y arcaica condenada a desaparecer.

¿A qué viene este arrebato antitaurino? Pues bien, para empezar que conste que no tengo nada en contra de los toros. Ni de las vacas. Mi aversión es hacia los toreros. Disfrazados de figurines, se enfrentan a un pobre animal solo y desorientado, torturándolo hasta la muerte. Sí, he dicho torturándolo, que es la acción de causar dolor gratuito.

Alguno vendrá con el tema de la lucha justa. Bien, si es justa, me ofrezco a apostar lo que quiera, en la corrida que quiera, con el hombre y bestia que quiera, a que el que muere es el toro. Si fuese justa, apostaría. Pero cualquiera sabe que no lo es.

Esto venía a que, cambiando de canal, tropecé con una corrida televisada. No sé decir donde era ni quien toreaba. Solo sé que en el momento de matar al animal, ya derrotado, sangrando y agotado, el espada falló el primer intento. El toro casi ni se inmutó. Al segundo intento hundió el estoque casi por completo. El animal, tras un rato, se desplomó.

Y aquí viene mi indignación: durante el descabello, las cámaras de televisión dejan de enfocar al toro para enfocar al torero. Según la narración del comentarista, el primer descabello puso en pie de nuevo al astado. La cámara seguía enfocando hacia otra parte, avergonzada por la dantesca escena que allí se vivía. ¿No es la fiesta nacional? ¿No es todo parte de una lucha justa? ¿No se dice que el toro no sufre? Entonces, ¿por qué se aparta la cámara? Os lo diré: para ocultar la terrible verdad, la crueldad, el dolor y el sufrimiento del animal.

No hace mucho se informaba en los medios de comunicación de la muerte a lanzazos de un toro como parte de los festejos tradicionales de Tordesillas. El colmo de la crueldad. Algo así como matar a un perro con alfileres. Dicen en este pueblo de bárbaros que están orgullosos de sus tradiciones, pero no permitieron el acceso a los periodistas, para que no pudiesen grabar las imágenes. ¿Qué tipo de orgullo es ése? ¿Desde cuándo se oculta algo que forma parte de tus tradiciones? Eso se llama vergüeza. Y no sólo del pueblo, sino de las autoridades de que lo permiten y fomentan.

Mención aparte merecen los toros de Coria, cosidos a dardos para regocijo del pueblo llano.

¿Quieren ejemplos de luchas entre hombre y bestia? Acercense a ver una Rapa das Bestas. Tradición y orgullo. Poder contra poder. Sin sangre ni dolor.

Dicen que si no hubiese toreo se extinguirían los toros de lidia. Es como decir que sin cazadores furtivos no habría elefantes. Lo que se extinguiría es el entramado de empresarios taurinos, toreros endiosados y demás farándula. Poderoso caballero es Don Dinero.

11 comentarios:

Dragomira dijo...

Joder con las fotos. Absolutamente de acuerdo. Y al Boadella, que le den por culo.

Diancecht dijo...

Pues no tiene mala pinta, por lo menos no sufre nadie.

Que conste que con las fotos me corté, las tenía peores.

Lo que más gracia me hace es que luego con las peleas de perros nos echamos las manos a la cabeza. Aún no tengo clara la diferencia.

petrosky dijo...

Que les quiten las espadas y las banderillas y que los maten con sus manos o a cabezazos, así veremos si tienen "güebos".

Diancecht dijo...

Con lo cabezones que son algunos, a lo mejor no duraba ni la primera

Spider from Mars dijo...

Buah, como te pasas con las fotos. Entre el gato atropellado que vi y esto tengo el estomago como un gurruño.

Bikos
Spider mareada

Diancecht dijo...

No por esconder la realidad va a desaparecer. Y ya paso de poner vídeos ...

cum gladio dijo...

Me pregunto qué pasará por el primitivo cerebro del toro cuando ve que unos seres inhumanos intentan terminar en masa con su vida. Para un animal que vive hasta su madurez en verdes dehesas, rodeado de vacas dulces y sabrosos pastizales, tiene que ser algo que supera las palabras.

Diancecht dijo...

Lo que me suscita a mí más curiosidad es lo que pasa por la mente de un ser humano, que se supone es civilizado, cuando clava una lanza a un toro o le lanza un dardo intentando acertar el el ojo, causar el mayor daño posible,

fly from jupiter dijo...

Es todo un desahogo de crueldad infantiloide, como cuando de niños quemábamos los rabos de los gatos con gasolina o queroseno.

El Señor No Puedo dijo...

¿para cuándo una entrada sobre el universal género porno? Por no ponerlo yo...

Diancecht dijo...

Fly from jupiter, me parto X-D

De todas formas, ¿disponías tú de mucho queroseno en tu tierna infancia? Además, seguro que no era la fiesta nacional.

Sobre lo del porno, todo llegará, me estoy informando a conciencia